Obligaciones, prisas, trabajo, días más cortos.. la vuelta a la rutina cuesta, pero si además se nos va el moreno y dejamos de tener ese bonito tono dorado del verano, todavía más, ¿verdad? Tenemos no una, sino dos buenas noticias: prolongar el bronceado es posible, y además es fácil. Te contamos cómo.

 

  • Preparación al bronceado: ¿lo hiciste bien?

A la hora de alargar el moreno no es lo  mismo haber conseguido un buen bronceado en tres días, haciendo saltar por lo aires todas las normas para cuidar la salud de tu piel, que hacerlo poco a poco, siempre con protección SPF (eso que solemos llamar crema solar), tomando alimentos ricos en antioxidantes y betacarotenos (hablaremos también de las popularmente llamadas “pastillas bronceadoras”), y preparando la piel con una buena rutina cosmética: exfoliación e hidratación. Solo en este caso el bronceado puede ser saludable y conseguirás que dure más.

 

  • Ya tienes color: ¿Cómo haces que dure más?

Entendemos perfectamente que no quieras que ese precioso tono dorado de la playa se vaya en nada y menos, así que vamos a contarte cómo conseguir prolongar el bronceado en cuatro pasos:

 

  1. Alimentos para alargar el bronceado

¿Sabías que seguir una dieta rica en determinados alimentos hará que dure más? Que no te falten:

  • Salmón: Este súper alimento es perfecto para reparar la piel dañada por la radiación ultravioleta, reducir la inflamación, nutrir la piel y ayudar a fabricar nuevo colágeno.
  • Antioxidantes, como la Vitamina C: Ayudan a la luminosidad de la piel y a su elasticidad, consiguiendo que el moreno permanezca más tiempo. Come kiwis, naranjas, frutos rojos, pimientos o brócoli.
  • Betacarotenos y licopeno: Favorecen la síntesis de melanina las zanahorias, los tomates, la calabaza, la sandía o el melocotón.
  • Zinc y selenio: Mejoran la función de las células y ayudan a regenerar el cutis.

 

  1. Nutricosmética pro-bronceado

Es eso que solemos llamar “pastillas bronceadoras”, y que en realidad son complejos de vitaminas y otros nutrientes capaces de completar tu dieta para conseguir que el moreno dure más. Las pastillas bronceadoras o complementos nutricionales solares pueden estar destinados a preparar la piel para el bronceado, a reforzar las pieles sensibles y con tendencia alérgica, a alargar el tono o incluso a favorecer el autobronceado. Entre sus componentes están la vitamina C y E antioxidantes, betacarotenos, licopenos y a veces ácidos Omega 3, para aportar un extra de nutrición. Conviene tomar este tipo de complementos nutricionales al menos 15 días antes de la exposición solar, seguir durante la temporada que estés bajo el sol, y también unas semanas después.

 

  1. Cuidados cosméticos

 Exfoliación: Vamos a desmontar un tópico. Retirar las células muertas de la piel al volver de vacaciones no hará que tu moreno se vaya, porque la melanina no está en la superficie, en cambio ellas sí. Lo que va a conseguir es unificar la piel, que esté más luminosa y reciba mejor todos los activos cosméticos que le des después.

  • Hidratación: ¿Has vuelto con la piel seca, rugosa y deshidratada de la playa o la montaña? Atribúyeselo sobre todo al sol, y súmale dosis extra de salitre y cloro. Si quieres prolongar tu bronceado necesitas que tu piel tenga la dosis de agua que merece, así que no escatimes en cremas hidratantes ricas en ácido hialurónico, vitamina E, glicerina o ceramidas.
  • Protector solar adaptado a cada tipo de piel: Si vas a exponerte al sol, elige una crema solar específica para tu piel, en función de si es normal, sensible, fotoenvejecida o va a recibir un sol fuerte (alta montaña o navegación).
  • After Sun: Una vez al día, al menos, aplica en todo el cuerpo un producto After Sun, que contenga especialmente Aloe Vera: es calmante, recupera el daño solar y evita que la piel “se pele”.
  • Acelerador del bronceado: No es lo mismo un acelerador del bronceado o potenciador, que un prolongador. El primero ayuda a coger buen tono de forma rápida y saludable, añadiendo al producto vitaminas y sustancias capaces de acelerar la síntesis de melanina: Vitamina C, resveratrol, extractos de plantas con poder antioxidantes, etc. El segundo, en cambio, permite que ese tono ideal “se estire”. Ojo, el acelerador o potenciador del bronceado NO protege del sol, así que hay que seguir utilizando SPF.
  • Productos prolongadores del bronceado: Se trata de productos cosméticos que consiguen que el tono dorado se quede en tu piel más tiempo, además de actuar como tratamientos calmantes e hidratantes. Contienen ingredientes que mejoran la hidratación cutánea, para un mejor reparto de la melanina. Te recomendamos el Prolongador del Bronceado Esthederm.

¿Cómo se utilizan? Se aplican en el cuerpo después de cada exposición solar, y para que dure más tiempo a la vuelta de vacaciones, lo ideal es seguir utilizándolo a diario en lugar de tu crema hidratante habitual. Nuestro consejo: exfolia tu piel cada semana para que tu prolongador del bronceado sea más efectivo y tu moreno más uniforme y luminoso.

¿Qué beneficios tienen? Gracias a este tipo de productos la piel queda suave, luminosa, tersa, hidratada, jugosa y con un bronceado duradero.

 

prolongador-del-bronceado-

 

  • Medias Invisibles: Una vez que has seguido tu rutina cosmética adecuada y antes de cualquier evento en el que quieras estar morena y deslumbrante, aplica un producto que actúe como maquillaje y tratamiento corporal, como Medias Invisibles: es el primer producto capaz de unificar el tono, disimular imperfecciones, aportar un precioso tono bronceado y natural y un brillo espectacular, a la vez que hidrata, reafirma y tonifica la piel.

¿Cómo lo utilizo? Medias Invisibles puede aplicarse en todas las zonas expuestas (piernas, brazos, escote, rostro), después de la ducha y con la piel seca. empieza

 

_mediasinvisibles_2

 

  • Consejos para un bronceado que dura, y dura

-Agua templada o fría. Huye del agua caliente, porque deshidrata la piel, y si le falta agua, el tono dorado se apaga. Lo ideal es agua templada o fría, así de paso activas la circulación.

-Huye de geles de baño agresivos. El motivo es el mismo: vas a alterar el pH de la dermis y a resecarla en exceso.

-Rescata el autobronceador: Sí, sabemos que la crema autobronceadora está al fondo del armario y que dejaste de utilizarla al comenzar el verano, pero darle una nueva vida es un buen truco para prolongar tu bronceado. Puedes utilizarla sola o mezclarla con tu hidratante o After Sun, para un efecto más suave. Y ¡ojo! El autobronceador o crema bronceadora NO tiene protección solar, tan solo “tiñe” la capa superficial de la epidermis, en ningún caso protege, así que si vas a seguir haciendo vida al sol de vez en cuando, no olvides el fotoprotector.

-Diez minutos diarios de sol: Que hayas vuelto de vacaciones no significa que tengas que dejar de ver el sol, de hecho según las últimas  investigaciones científicas, diez minutos diarios de exposición son fundamentales para recibir la cantidad de vitamina D que necesita el organismo.